Habilidades Directivas para Dirección de Equipos

Un equipo en formación contínua…

Hoy vamos de cuentistas(3): ¿Es cuestión de actitud?

Sunset view over to GomreraEsto Esto es como aquel anuncio que decia: “Granito a granito…” y es que desde que me propuese pegar un cuento una vez al mes en el blog ya he acumulado una larga lista queriendo como la primera selección que hicimos, el cuento del caballo y el cerdo, o el mas reciente del del cachorro perdido en la selva y a los que tenemos que sumar aquellos que han ido apareciendo en el blog sin querer como cuando tiramos de Rousseau para hablar del autoengaño,  contamos el cuento de las piedras para ejemplarizar sobre la importancia de priorizar, para el trabajo en equipo utilizamos el cuento de las herramientas y uno que me encanta sobre una vieja máquina de escribir, el maestro sufí lo utilizamos como coach y el estupendo y famoso cuento del elefante encadenado para acercarnos a lo que nos motiva y como la costumbre nos puede vencer.

Alguno más se nos queda perdido pero estoy seguro que tu ya lo sabras encontrar, en cualquier caso, esta introducción viene a cuento (nunca mejor dicho) por que vamos a seguir con la norma no escrita de una historia al mes y hoy no se si hablamos de como debemos afrontar la vida, nuestro trabajo, nuestros problemas, nuestras insatisfacciones y si todo es una cuestión de actitud como pregonamos en este otro post con canción de Fito Paez  incluida,  ¿tú qué opinas? de este cuento…

Hace muchos años había un hombre insatisfecho. Era un hombre insatisfecho con la ciudad donde vivía, insatisfecho con en su casa, insatisfecho con su esposa y sus dos hijos.

Quería huir de tanta insatisfacción y un día, sin quererlo encontro un mapa y al abrirlo allí estaban las indicaciones precisas para llegar al paraíso. El mapa situaba el paraíso en el norte y el hombre insatisfecho no se lo penso dos veces, queria huir, era su oportunidad y no la desaprovechó.

El hombre, tomó rumbo al paraíso y dejó atras su ciudad, su hogar y su familia. Camino todo el día, incluso atravesó la frontera de su país.

Al llegar la noche, cansado, se acostó y para no perder la dirección que le llevaba hacía el paraíso puso sus zapatos en dirección al norte para acordarse al día siguiente de por dónde tenía que seguir caminando.

Cuando el hombre dormía a pierna suelta, un duende de la noche le cambio los zapatos hacia la dirección contraría. Ahora ya no apuntaban hacía el norte sino al sur pero el hombre desperto y sin darse cuenta continuo caminando y volvío a su ciudad.

Al llegar a la ciudad, el hombre comentaba: Esta ciudad se parece a mi ciudad pero esta es la ciudad del paraíso, no es una ciudad cualquiera, esta es una ciudad de categoría.

Callejeando llego a su casa y dijo: Esta casa es igual que mi casa pero esta casa es la casa del paraíso, es una casa más sólida, una casa mejor y se puede disfrutar en su totalidad.

En la casa se encontró a su mujer y a sus dos hijos, se acercó, les dió besos y abrazos y pensó: Son iguales a mi mujer y a mis dos hijos pero son la familia que tengo en el paraíso, se nota que tienen más valores, son más cariñosos.

Me gusta mucho más esto que mi anterior ciudad, mi anterior casa y mi anterior familia.

 

Anuncios

Archivado en: Coaching, Motivación

19 Responses

  1. Angela dice:

    Definitivamente si, creo que es cuestión de actitud. Al menos es algo que a mi siempre me ha funcionado y cada vez mas veo sus frutos.
    Gracias poe este blog, por tantos consejos y por un cuento de vez en cuando…me encanta!
    Te sigo leyendo…
    Angela http://chocolatebailable.wordpress.com/

  2. Es que no hay más ciego que el que no quiere ver, y ya no hablo de percibir, sino de saber mirar con los ojos de alguien libre de paradigmas. El paraiso está en todas partes y lo seguimos buscando…
    SM

  3. elholgazán dice:

    Autoengaño lo llaman en mi tierra.
    Serás tanto más feliz cuanto más consigas engañarte a tí mismo.
    A no ser que sepas esto…

  4. Tremendo, este cuento me recuerda a un amigo australiano que siempre me decía: “Attitud is everything man”

  5. alfredus dice:

    Angela,
    gracias a ti por visitarnos, por comentar y por el enlace en tu blogroll.
    Creo que muchas veces no es tan importante la situación a la que nos tenemos que afrontar sino la actitud que tomamos al afrontarla ¿verdad?.
    Muchas veces un cliente nos dice que no a un negocio importante para nosotros y hay quien lo afronta con una actitud de derrota y quien lo afronta como un reto pra mejorar la propuesta y hacerselo ver al cliente que está perdiendo una oportunidad increible sino acepta.

  6. alfredus dice:

    Senior,
    todo lo tenemos delante, esta en nuestros ojos pero quizas solos no conseguimos salir de la caja, romper con esas creencias que no nos dejan llegar más lejos. El hombre del cuento por si solo no podía, fue el mapa quien le hizo dar el primer paso hacía algo nuevo.
    No crees que muchas veces se necesita tener a alguien al lado que te de el empujoncito hacia el cambio de actitud (tu jefe, el líder del equipo, un amigo, un familiar,….).
    Gracias por pasarte y comentar.

  7. alfredus dice:

    elholgazán,
    gracias por comentar.
    Creo que tu apunte es interesante pero el autoengaño no siempre es negativo ¿no?.
    El autoengaño tambien nos puede servir para ganar un poco te tiempo y recuperar la confianza en nosotros mismos, en nuestro entorno, etc. Otra cosa es que perdure en el tiempo y nos lleve sistemáticamente a vivir en una mentira.

  8. alfredus dice:

    Pier,
    no se si la actitud lo es todo pero si creo que es “casi” todo.

    Muchas gracias por participar con tu comentario.

  9. Jose F. dice:

    Creo que nuestra actitud y nuestros pensamientos condicinan nuestro comportamiento. Pensamos de una determinada forma y actuamos para dar sentido o razón a lo que pensamos, lo que nos reafirma en que nuestra concepción de la realidad es la adecuada.

    Si tienes un hueco, aquí te dejo algunas entradas mías relacionadas con este tema:

    Nuestra actitud afecta al resultado

    Las películas de vaqueros e indios(nosotros siempre somos los buenos)

    La verdad verdadera

    Saludos. Muy didáctico tu blog al que sigo a través de mi lector de feeds.

  10. alfredus dice:

    Jose F,
    gracias por pasarte y por participar con tu comentario.

    Estoy de acuerdo en que la actitud condiciona en buena manera el resultado de lo que estamos haciendo pero no siempre lo que hacemos es una respuesta acorde a lo que pensamos.
    Es cuando aparecen esas discusiones internas que nos pueden sumir en el caos.
    Blog interesante el tuyo, habra que darle una vuelta a nuestro blogroll e incorporarlo ¿verdad?.

  11. Yoriento dice:

    Qué buen relato, Alfredus¡ Generalmente un gran cambio se produce gracias a otro pequeño, en este caso, emprender un nuevo viaje aunque llegues al mismo sitio. En realidad cuando volvemos a casa tras otras experiencias siempre estamos volviendo a una casa distinta, no? :-)

    He tomado nota de algún cuento que publicaré con tu permiso en Yoriento.

  12. […] algunos ante la crisis: mirar y esperar. Con esto de la actitud siempre hay mucho cuento, al menos Alfredus tiene uno. Es posible que la culpa de la crisis la tengamos los funcionarios, pero en lugar de análisis […]

  13. alfredus dice:

    Yoriento,
    gracias por pasarte, comentar y referenciar el post en tu blog.
    Al tema: Estoy de acuerdo, con cada experiencia se produce un acto de transformación lo que ya no se muy bien es si la transformación hace que el camino de vuelta lo hagamos hacia una casa distinta, lo hagamos como una persona distinta o ambas.
    Me ha gustado tu frase : “Generalmente un gran cambio se produce gracias a otro pequeño” que me recuerda aquella frase de C.C. Cortez de que “se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso”
    Un saludo.

  14. Yoriento dice:

    Esa frase de la meta en un paso es la base de toda una metodología para conseguir lo que nos proponemos…

  15. […] Tomo este cuento prestado de Alfredus, en su HABILIDADES DIRECTIVAS PARA DIRECCIÓN DE EQUIPOS. Se pregunta, con relación a la moraleja de esta historia, si es cuestión de actitud. Ya sabéis que yo soy más que escéptico con ese término, en la línea de la viñeta de Dilbert. Me parece que la actitud es otra de esas etiquetas circulares que no explican nada aunque den mucha conversación: a fulanito no le va bien en la vida, en el trabajo o con su pareja, etc. porque no tiene una buena actitud; y sabemos que su actitud no es la adecuada porque no le va bien en la vida. […]

  16. alfredus dice:

    Yoriento,
    gracias por el enlace.

    Un saludo.

  17. […] en Habilidades Directivas, un lugar que te recomiendo visites de vez en cuando… Hace muchos años había un hombre […]

  18. […] algunos ante la crisis: mirar y esperar. Con esto de la actitud siempre hay mucho cuento, al menos Alfredus tiene uno. Es posible que la culpa de la crisis la tengamos los funcionarios, pero en lugar de análisis […]

  19. […] en Habilidades Directivas, un lugar que te recomiendo visites de vez en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Estadísticas

  • 899,602 hits
A %d blogueros les gusta esto: