Habilidades Directivas para Dirección de Equipos

Un equipo en formación contínua…

La motivación para el cambio

          Abdinasir Ali estaba a punto de realizar su sueño. Hidrogeólogo durante los últimos ocho años de una empresa multinacional de energía de Estados Unidos, albergaba un sueño que siempre había postergado para el momento de su jubilación.

          Nacido en el seno de una familia de veinticinco hermanos de Mandera, una localidad del norte de Kenia, había decidido emigrar a Estados Unidos para poder proporcionar a sus hijos las ventajas de una buena educación y de una adecuada asistencia sanitaria. Siempre había pensado que, cuando se jubilase y sus hijos fueran ya mayores, regresaría a Kenia con su mujer para dedicarse a la enseñanza de la gestión del agua y contribuir, de ese modo, a la construcción de pozos que tanto necesita su país.

          Ese era un sueño que había comenzado a gestarse durante los largos períodos de sequía que, en su infancia, asolaron su aldea nativa, situada en una región fronteriza con Etiopía y Somalia. En una temporada especialmente rigurosa en la que Ali recordaba haber visto morir cientos de vacas, cabras y camellos, su familia -acostumbrada a una dieta de carne y leche- se vio obligada a sobrevivir a base de cereales. En los últimos años, la sequía había llegado a poner gravemente en peligro los proyectos de irrigación de Mandera y también había problemas con el suministro de energía eléctrica procedente de las centrales hidroeléctricas de Kenia.

          Con cuarenta años de edad, su sueño de ayudar a su pueblo natal todavía quedaba muy lejano y, aunque valoraba muy positivamente las ventajas de trabajar en una gran multinacional, empezaba a experimentar un leve desasosiego, de modo que bastó con una simple insinuación para provocar el cambio.

         -¿Qué es lo que está esperando, Ali? -le preguntó su coach.

          Cuando Ali respondió que todavía no se hallaba en condiciones de renunciar a los beneficios que le proporcionaba su trabajo, su coach inquirió de nuevo:

          -¿Está diciendo acaso que no hay multinacionales en Kenia o en África oriental que se dediquen a la gestión de los recursos hídricos?

          Cuando Ali replicó que no había ninguna, su coach fue un paso más allá y le preguntó si no había pensado en la posibilidad de presentar a su empresa -o a cualquier otra- un proyecto para establecer una filial en África oriental, Ali contestó que se trataba de un proyecto tan caro que jamás se hubiera atrevido.

          – Supongamos -señaló entonces su coach- que su proyecto contempla la posibilidad de que, al cabo de un tiempo, la empresa acabe cediendo la central a la comunidad o a la región.

          Al escuchar esta sugerencia Ali se quedó callado y su rostro fue iluminándose lentamente, como si se hubiera encendido una bombilla en una habitación a oscuras: asintió con la cabeza, se arrellanó en su asiento y sonrió. Luego comenzó a articular lentamente, pero con todo lujo de detalles, las ventajas estratégics que supondría para su empresa un proyecto hidráulico de tal envergadura. Entonces cayó en la cuenta de que podía presentar ese proyecto al Global Social Initiative, un departamento de su empresa que se encargaba, precisamente, de ese tipo de actividades. Ali había establecido contacto con su sueño y, en ese mismo instante, se dio cuenta de que era mucho mayor de lo que había imaginado y hablaba de él con tal pasión que era como si estuviera pronunciando un discurso ante una multitud hechizada.

          Ali sabía bien que, para concretar su sueño, tenía que actuar como un catalizador del cambio, un visionario que supera transmitir a los directivos de su empresa las ventajas de su proyecto, lo cual le obligó a ahondar en su confianza en sí mismo. También tuvo que aprender a ser lo suficientemente flexible como para promover una nueva estrategia entre sus colegas y alentar su espíritu invovador. Así fue como su sueño fue concretándose y ampliándose de un modo antes imposible dada su escasa confianza en sí mismo y no solo se cincunscribió a su aldea natal, sino que acabó expandiéndose hasta llegar a abarcar Kenia y toda el África oriental.

          Bastó con un solo chispazo de comprensión para que Ali reformulase la ilusión de toda su vida.

Anuncios

Archivado en: Motivación

8 Responses

  1. […] dirección habilidosa me encuentro este post que nos cuenta la historia de cómo despertar la verdadera motivación nos […]

  2. Kurt dice:

    Buenas amigo.

    Te envie un mail pero te lo recuerdo. Sigue este blog: http://www.napaloa.com porque se trata de un blog misterioso que cuando al final se publique de que es te va a gustar.

    Un saludo

  3. alfredus dice:

    Kurt,
    gracias por recordarme el tema del blog misterioso.
    Lo sigo para ver que pasa…..

    saludos

  4. Lola dice:

    Es cierto, cuando alguien te da un poco de luz no se sabe hasta donde se puede llegar ya que en cada persona hay una greatividad y un poder enorme….
    http://lacoctelera.com/autoayuda

  5. alfredus dice:

    Lola,
    gracias por leernos y por participar con tu comentario.
    Es cierto que muchas veces necesitamos que algo o alguien nos haga saltar unos muros que nos oprimen y no nos dejan desarrollarnos como personas y como profesionales.
    Un saludo.

  6. Hola, Alfredus.
    Muy interesante y aleccionadora esta historia, el coach consiguió que Alí sacase lo mejor de sí mismo, algo que a veces es complicado para el coach, aquí cuenta con que Alí ya estaba motivado para ello, y él supo orientarle.

    También sería interesante reflexionar sobre cómo hacernos a nosotros mismos esas preguntas que aquí hace el coach, para conseguir la motivación para alcanzar nuestras metas.
    Un saludo.
    Pablo Rodríguez

  7. alfredus dice:

    Pablo Rodríguez,
    gracias por pasrte y comentar.

    Algunas veces he pensado que si no podemos ir un poco más lejos es por miedo pero otras es porque no sabemos profundizar en nosotros mismos, no somos capaces de coger perspectiva y necesitamos de alguien que nos “guie” para que nosotros mismos nos podamos descubrir.
    CAra, me ha quedado un poco liosa la respuesta pero seguro que me entiendes.

    Un saludo.

  8. As with any collectible costume jewellery, its important to be ready: Deliver a magnifying glass or jewelers loupe with you to check the condition of the piece. If youre purchasing for your own collection, and not for investment purposes, you might be much more versatile with condition flaws. If its for investment, it must be flawless. Do you like the piece? Will you wear it or display it or just store it absent to be admired from time to time? If the piece is signed by the designer that raises its worth. Is the authentic box or tag included? Once more, elevated worth is there.
    wedding ring set http://www.delmontefineart.com/sell.asp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

julio 2007
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Estadísticas

  • 925,062 hits
A %d blogueros les gusta esto: